Paper Dolls Victorianas

Un nuevo año y renovadas ilusiones llegan a Mi Casita de Papel, para seguir compartiendo nuestras muñecas recortables y conocer a nuevos amigos y amigas que a través de sus comentarios nos animan a seguir adelante

Intentaremos buscar y descubrir nuevos artistas que hacen que, a través de su obra, el mundo de los recortables siga más vigente que nunca, con nuevos diseños y novedosas técnicas; y, por supuesto, para recordar a todos aquellos ilustradores e ilustradoras que hicieron posible que nuestras infancias se llenaran de dulces amigas de papel que hemos conservado hasta nuestros días.

Quería comenzar el año con algo muy especial, que de alguna manera uniese mis dos grandes aficiones: las paper dolls y la época Victoriana, y recordé uno de mis álbumes preferidos llenos del ambiente victoriano más delicado y, al mismo tiempo, una obra de una calidad artística de calidad: las Paper Dolls, que fueron editadas alrededor del 1890 por el suplemento dominical del Boston Herald.

Bajo el nombre de Antique Fashion Paper Dolls of the 1890s, la editorial Dover, publicó con gran éxito una recopilación de las paper dolls, editadas por el jornal bostoniano, en la última década del siglo XIX.

Las láminas de damas recortables que publicó este periódico, no sólo están consideradas como una de las series más populares y exitosas de todas las publicadas en un periódico, sino como una de las más bellas por su preciosismo artístico.

Las muñecas presentadas al público fueron dos, una rubia y otra morena, acompañadas de 30 exquisitos trajes que reproducían de manera fidedigna la ropa utilizada por las mujeres de la alta sociedad victoriana, incluyendo diseños de la alta costura parisina al alcance sólo de las damas más pudientes.

La ropa representaba el vestuario más completo de una dama, para todas las ocasiones, desde ropa para practicar deporte, pasear, tomar el te, o acudir a una elegante fiesta. Así, un equipo de equitación, ropa para practicar el tenis, vestuario adecuado para montar en bici, trajes para la perfecta anfitriona de una recepción en casa, ropa para pasear por las calles y jardines victorianos, alta costura para acudir a la ópera y hasta un traje de novia. Todo ello con sus respectivos complementos.

Estas paper dolls y sus outfit son un fiel reflejo del ideal de mujer de la época, con su cintura de avispa, sus caderas ancheadas con vaporosas y largas faldas ceñidas a la cintura y blusas con enormes mangas de farol y cuellos altos. Todas ellas diseñadas con tejidos brocados, terciopelos, sedas y bordados, que el artista es capaz de reflejar con todo lujo de detalle a través de sus dibujos.

Además de llevarnos a un viaje por la moda decimonónica, este álbum recopilatorio es una ventana al pasado mostrándonos los pasatiempos y la cultura en la que vivían estas mujeres, recreando la grandeza de una época inolvidable.

Realmente merece la pena perderse entre las páginas de este cuaderno, que con el sello de calidad de Dover, rescata con fidedigno mimo las reproducciones originales del periódico a estas muñecas que ya forman parte del Boston Children’s Museum.

Compartirlas me parece una inmejorable manera de comenzar el año.

(Nota: Todas las imágenes son propiedad de Dover Publications y su utilización en este blog sirven como ilustración a la entrada)

Anuncios