Colección de Ángeles Ramírez

A veces la vida tiene casualidades muy curiosas. Sé que esta frase no le gustaría a mi amiga Alice, que no cree en las casualidades si no en que todo lo que nos sucede tiene una razón, aunque no la entendamos. Pero a mí me sigue gustando creer en las sorpresas. De hecho, si hay algo que no quiero perder nunca es mi capacidad para seguir sorprendiéndome cada día, para bien o…para mal.

¿Por qué esta introducción? Me había sucedido con Araceli y las preciosas ilustraciones de su tía Araceli Heloise y me ha vuelto a pasar con mi amiga Ángeles Ramírez.

Conocía a Ángeles de algún tiempo atrás. Un día, a raíz de hablar de mi blog, me enseñó uno de sus pequeños tesoros: perfectamente guardada, pulcramente ordenada una preciosa colección de Hadas de papel descansaba en uno de los álbumes de recortables más bonitos que he visto en mi vida.

¡Mi amiga tenía una maravillosa colección de muñecas recortables guardada desde la niñez! Ese maravilloso álbum que tengo en custodia temporal – guardado como oro en paño– tenía que ser compartido con todas vosotras. Me gustaría que pudieséis hojearlo y ojearlo, porque más allá del contenido y de poder perderse en las maravillosas ilustraciones de Enriqueta Bombón, María Pascual, Manuel Brea para Editorial Bruguera y las inolvidables muñecas de las diferentes colecciones de Editorial Roma, todo el álbum destila la sensibilidad y el cariño de Ángeles a la hora de recopilarlas y guardarlas.

No es la única colección digna de compartir que tiene mi amiga. En una de los últimos programas de La Noche Con Esther, en la colaboración que hace todos los miércoles desde su apartado La Mujer Florero, Ángeles nos sorprendió apareciendo con una gran caja. Cuando abrió su contenido no pudimos decir nada más que un gran ¡Qué bonito!. De la caja Ángeles sacó una Nancy  clásica y un montón de preciosos vestidos y complementos de los que incluso recordábamos su nombre, y otra ropa que ella misma, en su infancia, le había confeccionado. No pudimos evitar ponernos las tres a jugar como niñas mientras Esther le iba narrando a sus oyentes lo que sucedía en el estudio (en el blog roll, en el facebook de La Noche con Esther, tenéis las fotografías de esa vuelta a la niñez de tres niñas grandes, en la que se convirtió por unos minutos el estudio de Radio Voz)

En esta entrada os muestro algunas de las muñecas de Ángeles con sus vestiditos. Las he escaneado tal cual, aunque a veces se noten las pequeñas rayas de fondo del álbum en el que las tiene. No he querido -ni se me ocurriría- sacarlas de sus hojas para no estropearlas. Es papel es delicado y el pegamento de la hoja del álbum podría dañarlas. Tampoco he querido retocarlas con photoshop. Los recuerdos de la infancia no se deben manipular.

Estas muñecas son sólo una pequeña muestra de lo que contiene el ábum de Ángeles. Estoy segura de que sabréis apreciarlas.


En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podría vivir. El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.
Pablo Neruda
Anuncios

Tiempo de Calabazas

¡Qué tengáis un Feliz Halloween!


Ya ha pasado un año desde que desde Mi Casita de Papel celebró su última fiesta de Halloween con las muñecas recortables de Joan Walsh Anglund, unas ilustraciones llenas del color y dulzura característicos de su autora.

Este año quería que esta celebración estuviera a la altura del año anterior y creo que he encontrado a la ilustradora ideal para llenar nuestro blog de la magia de estas fechas tan misteriosas como divertidas, Mary Engelbreit, una exitosa empresaria y creadora americana cuyas facetas abarcan desde la ilustración a la decoración, pasando por libros de cocina, revistas de manualidades, programas de televisión y productos de todo tipo con sus licencias, desde textiles a vajillas.

Pero en toda su obra están presentes sus preciosas ilustraciones donde las paper dolls destacan por su vestuario y sus complementos llenos de color, sus mascotas y todo un universo que hace de cada lámina un pequeño universo propio de cada una de las muñecas, siempre con el sello inconfundible de la ilustradora.

Es Tiempo de Calabazas para Ann Estelle y sus amigos!

Audrey Ann

Ann Estelle

Y para terminar una receta del libro de nuestra protagonista de hoy Mary Engelbreit’s Fan Fare Cookbook: 120 Family Favorite Recipes de Pan de Calabaza:

1  2/3  tazas de harina

1 cucharadita de levadura

1 cucharadita de canela en polvo

1 cucharadita de sal

1 cucharadita de levadura en polvo

1 cucharadita de clavo molido

1 cucharadita de nuez moscada

1 cucharadita de bicarbonato

1 taza de mantequilla o margarina ablandada

1 taza de azúcar

1 taza de agua

12 huevos

1 taza de calabaza blanda (puedes hacerla en el microondas)

Precalienta el horno a 200º. Engrasa un molde alargado.

En un bol grande mezcla la harina, la levadura, la canela, la sal, la nuez moscada, el clavo y el bicarbonato y reserva.

En un bol pequeño mezcla la mantequilla con el azúcar; añade los huevos enteros y la calabaza y mezcla todo bien aplastándolo y consiguiendo un puré espeso. Con cuidado añade este puré a la mezcla del bol grande y mezcla bien.

Vierte todo en el molde de horno y cocina durante 30 ó 35 minutos aproximadamente (depende del horno) hasta que después de pinchar un cuchillo este salga “seco”.

Visita las entradas anteriores sobre la autora y sobre Halloween en Mi Casita de Papel  y en La Casa Victoriana , y ten un Happy Halloween o un Bo Samaín! , como decimos en mi tierra.

The Mary Ware Doll Book

En 1895, Annie Fellows Johnston escribió el primer volumen de una de las series de relatos con más éxito de la literatura infantil y juvenil norteamericana, The Little Colonel. La pequeña protagonista de la serie vivía sus aventuras en Kentucky, en el seno de una familia aristocrática, desde donde observaba el mundo infantil y adulto con agudeza, participando activamente en cada una de las situaciones que la vida ponía a todos aquellos que la rodeaban.

La escritora basó el personaje principal de esta serie de trece volúmenes, The Little Colonel, una niña un poco traviesa y mari-sabillidilla, pero muy dulce y de buen corazón en su amiga de la niñez Hattie Cochrane. Y el resto de los personajes, El viejo Coronel, Mama Beck, Papa Jack, la señora Sherman, la tía Allison y los Waltons en familiares y amigos, personas en definitiva que formaron parte de su propia vida, algo que los hacía muy “reales”.

Desde el primer volumen la popularidad y el éxito de ventas fue inmediato; el Valle de Pewee, donde se desarrolla la acción y la vieja Louisville pasaron a formar parte de los hogares americanos como lugares fácilmente reconocibles, llenando de sabor sureño las lecturas infantiles.

Y el estreno en 1935 de la película The Little Colonel (La pequeña coronela),  protagonizada por Shirley Temple y el siempre genial Lionel Barrymore aumentó ese éxito considerablemente.

Los volúmenes de The Little Colonel estuvieron acompañados de otros libros a los que podríamos llamar periféricos, donde no faltaron dos dedicados a las Paper Dolls. Uno de ellos, The Little Colonel Doll Book, estaba basado en la protagonista. Este libro, editado en tapa dura contenía 48 páginas con paper dolls de los protagonistas y con un  vestuario diseñado e ilustrado por Mary G Johnston. Intentaré subir alguna imagen en próximos post porque merece la pena conocerlos.

El segundo libro es The Mary Ware Doll Book, una auténtica preciosidad editado en tapa dura en 1914, con 48 páginas dedicadas a los personajes adultos de la serie y su vestuario, y diseñado e ilustrado por W.M. Crocker. En estas 48 páginas podemos ver 10 paper dolls, con su nombre en las novelas y 38 piezas de vestuario y complementos. Las ilustraciones son realmente bonitas y nos trasladan a un catálogo de moda y estilo de principios de siglo.

Desgraciadamente no poseo este libro, que es una pieza de coleccionista cuya primera impresión oscila entre los 900 dólares como precio inicial. Pero podemos disfrutarlo y compartirlo gracias a las láminas que el Museo de Indiana nos ofrece a través de su web. En este post reproduciré algunas de ellas y al final del mismo pondré un link al museo para que podáis verlas todas.

Mary Ware y su outfit

Joyce y su outfit

Kitty y su outfit

Jack y su outfit

Rob y su outfit

http://www.indianamuseum.org/museumcollections/info.php?page=0&v=1&s=Massachusetts%2C+Boston&type=browse&t=objects&f=place_made&d=

Dulces Hadas Disney de Cory Jensen

Ha sido un verano extraño…La climatología no ha acompañado demasiado, alternando días que nos trasladaban a un otoño prematuro, de niebla, lluvia y frío, con otros de un sol radiante y de calor playero que nos devolvían a la realidad de que las vacaciones pasan demasiado deprisa y que las rutinas diarias están esperándonos a la vuelta de la esquina.

Espero que hayáis vuelto con las pilas recargadas y las actitudes y ánimos renovados, con optimismo e ilusión, que parece que van a ser necesarios ante el escenario económico y social en el que parecen haberse instalado unos tiempos difíciles.

Aunque Mi Casita de Papel no ha cerrado sus puertas durante este periodo vacacional, sí que las hemos dejado entreabiertas, publicando menos post de los habituales. Pero no nos hemos quedado dormidos y regresamos con nuevas energías, originales proyectos y sorpresas de papel que iremos descubriendo a lo largo de estos meses.

Sin olvidar esa pequeña tarea que nos hemos propuesto desde la apertura del blog: descubrir a aquellos nuevos artistas que entre sus obras no han olvidado hacer un huequecito para nuestras Hadas de papel. Y, enlazando con el tema de Los Cuentos de Hadas que he comenzado en mi blog La Casa Victoriana , me gustaría presentaros unas bonitas y simpáticas Hadas de Papel inspiradas por algunos de los cuentos más populares.

Su autor es un joven artista de Ohio llamado Cory Jensen, al que agradezco su permiso para reproducir su trabajo. A Cory siempre le ha fascinado el mundo de la ilustración y una de sus inspiraciones a la hora de crear paper dolls son los personajes de los cuentos de hadas de Walt Disney, sus princesas y príncipes, sus villanos y malvadas. Todos tienen cabida en el universo de ese artista, que dota a estos personajes de una frescura que hacen que vaya más allá de la inspiración del original para convertirse casi en un personaje propio.

De toda la obra de Cory he elegido algunas de las relacionadas con las princesas más carismáticas de Disney, aunque no he podido resistirme a incluir un magnífico recortable cuya protagonista es la pérfida Mother Gothel de Tangled (Enredados, en la versión española), que en el recortable Cory ha conseguido con éxito que olvidemos que es una de las mejores malvadas creadas por Disney y la veamos como una simpática Hada de Papel.

Reconozco que la versión de Rapunzel de Disney me ha encantado: sus personajes, a pesar de tener la dosis de ingenuidad y dulzura características de todas las películas de princesas de Disney, han dejado un poco de lado cierta cursilería para cambiarla por sentido del humor (sobre todo en lo que se refiere al personaje de Flynn) y la banda sonora es de las mejores que han hecho ultimamente. Definitivamente nos han conquistado a mi hijo Álex y a mí con esta versión del clásico cuento de Rapunzel.

Estoy segura de que la imaginación y la simpatía de las paper dolls de Cory os gustarán. Al final del post tenéis un enlace a su trabajo en deviantART, donde además de las paper dolls basadas en personajes Disney podéis encontrar muchas otras; y como nunca me canso de recordar, disfrutad sus recortables y respetad su trabajo.

De nuevo, mi agradecimiento a Cory Jensen por su amabilidad para acudir a esta invitación de las Hadas en Mi Casita de Papel.

http://cor104.deviantart.com/gallery/?offset=0

Dulces Hadas de Mamelok

Pocas Hadas hay tan hermosas como las de la editorial Mamelok.

Esta editorial ubicada en Cambridge publica desde hace muchísimos años una gran cantidad de material moderno y vintage, con mucho aire victoriano y eduardiano: misteriosas máscaras, pegatinas e ilustraciones para scrapbooking, cards y no podían faltar preciosas paper dolls de gran formato con un vestuario troquelado con texturas, a todo color e increíblemente cuidado.

Creo que se nota que me encantan…En mi pequeña colección las Hadas de Mamelok ocupan un lugar destacado por su belleza, son pequeñas obras de arte, aunque llamarle pequeñas es un decir ya que cada una de ellas mide alrededor de ¡36 centímetros!.

En uno de los últimos programas de La Noche con Esther, de Radio Voz, acudí al estudio con algunas de ellas y  los libros de casas victorianas en 3 dimensiones ¡jugamos como niñas con ellos! En cuanto estén las fotos en el Facebook del programa pondré el link para que, si os apetece, lo visitéis.

Mientras comparto con vosotros a mi Alice y algunos de sus bonitos vestidos (como os daréis cuenta no fue nada fácil escanearla y mantener el tamaño original)

Unas Paper Dolls muy comerciales

Las técnicas de marketing para la publicidad y venta de productos no es nada nuevo. Los padres estamos acostumbrados a que desde la televisión se bombardee a los más pequeños – y no tan pequeños – con regalos, promociones y pequeños juguetes o gadgets por la compra de un producto, hasta el punto de que mucha veces se acaba comprando el producto por el regalo y no por las cualidades del producto en sí.

Pero esta estrategia funcionaba ya a finales del siglo XIX, se mejoró durante el siglo XX y se perfeccionó con la llegada masiva de la televisión y las nuevas tecnologías a todos los hogares.

En 1981, Barbara Whitton Jendrick seleccionó y editó con Dover una recopilación de paper dolls que fueron utilizadas como reclamo publicitario entre 1895 y 1920, principalmente en productos para el hogar, alimenticios, textiles o de jarabes vitamínicos.

Los recortables se editaban en grupos de 10 ó 12, que iban apareciendo con una pequeña diferencia temporal y que formaban parte de una colección completa, tratando de que, cada vez que aparecía uno nuevo, el consumidor comprara de nuevo el producto para no perderse ninguna de las entregas. Cada uno de los recortables era en sí una pequeña obra de arte, con un dibujo muy cuidado y un vestuario perfectamente ilustrado y lleno de detalles. Los muñecos venían estructurados por piezas que se montaban, habitualmente numeradas, tanto en el cuerpo como en el vestuario.

Sinceramente, creo que yo no podría resistirme a comprar y coleccionar estas pequeñas y preciosas Hadas de Papel. Estoy segura de que a vosotras también os encantarán.

Y, permitidme un recuerdo de mi niñez que me ha venido a la memoria mientras escribía este post sobre técnicas de marketing y regalos: además de los típicos regalos de los pastelitos de bollería y yogures, habitualmente cromos y pegatinas (cuantos Danone comí para terminar el álbum de La Abeja Maya…) recuerdo un pequeño tebeo que regalaban con la compra de camisetas. Creo que  eran un producto de una empresa textil catalana y por la compra de cada una de ellas obtenías un pequeño tebeo de El Guardia Urbano Ramón, con una historieta a color; yo tenía bastantes y recuerdo a la dependienta del comercio buscando entre los disponibles para darme uno que no tuviera repe. He buscado por imágenes en la red de Ramón y he encontrado la de la etiqueta de las camisetas y un tebeo, que no es exactamente el que regalaban, pero vale para recordarlo…

Con vosotras algunas de las Antique Advertising Paper Dolls in Full Color de Barbara Whitton Jendrick, un viaje a un precioso ( y comercial) al pasado.

Recordad que todas las imágenes son propiedad de su autor y/o de la editorial que las public, y son utilizadas para ilustrar este post. Usadlas con respeto.

Ah! Y éste es Ramón El Guardia Urbano ¿lo recordáis?

Beautiful Bride: una preciosa novia vintage

Este parece ser el año de las bodas mediáticas. En los últimos meses todos los medios de comunicación nos han bombardeado con bodas reales, príncipes, princesas, condesas, ladies, invitados e invitados, jefes de estado, políticos variados y otros aspirantes a ocupar un puesto en ese irreal mundo de sueños de las revistas rosas. Nadie se resiste a hacerse ver en ese desfile de supuesto glamour con el que hasta los periódicos más serios llenan sus páginas.

Pero creo que no hay novia más hermosa que nuestra Beautiful Bride, ni novio más apuesto que nuestro Groom, sin olvidarnos de los atractivos Bridesmaid y Best Man. Así que ponte tus mejores galas y acepta la invitación de Mi Casita de Papel para asistir a la boda retro más glamourosa del año: Beautiful Bride Cut Outs.

Descubrí Beautiful Bride hace ya bastantes años. La edición original estaba agotada y descatalogada y los únicos ejemplares que había eran de segunda mano. Beautiful Bride y su segunda parte Here comes the Bride – prometo un post sobre él- fueron editados a principios de los años 60 por la editorial americana Whitman Publishin Co, con sede en Wisconsin y recogen todo el espíritu de los años 50 y principios de los 60, además de ser un  reflejo de la moda tanto textil como en peinados de lo que se esperaba de la buena  sociedad  americana. El álbum destila romanticismo, candidez y cierto aire Doris Day flota en el ambiente.

Este mismo año Golden Books a través de la editorial Random House en su división de Children’s Books ha reeditado los dos cuadernillos, reproduciendo fielmente los originales. Las paper dolls son del tipo Cut Out, es decir, aparecen en la portada y contraportada y vienen pre-recortadas soltándose con una ligera presión. El vestuario viene en el interior al estilo clásico de recortables con pestañas. Los protagonistas de esta serie son la Novia /the Bride), el novio (the Groom), la dama de honor (the Bridesmaid) y el acompañante del novio, una especie de padrino para nosotros (the Best Man).

Esta es una pequeña muestra del álbum. Estoy segura de que todas la disfrutaréis, especialmente todas esas mujeres retro que sé que seguís mi blog.

Bienvenidas a nuestra boda vintage: la novia está a punto de llegar…

El novio, la dama de honor y el best man están listos para ponerse todo lo elegantes que requiere la ocasión.

Los trajes de la novia y el novio están listos para ser lucidos

Y la madrina y el best man estarán elregantísimos

Recordad que todas las imágenes son propiedad de su autor y/o editorial. Utilizadlas con respeto.