Paper Dolls Victorianas

Un nuevo año y renovadas ilusiones llegan a Mi Casita de Papel, para seguir compartiendo nuestras muñecas recortables y conocer a nuevos amigos y amigas que a través de sus comentarios nos animan a seguir adelante

Intentaremos buscar y descubrir nuevos artistas que hacen que, a través de su obra, el mundo de los recortables siga más vigente que nunca, con nuevos diseños y novedosas técnicas; y, por supuesto, para recordar a todos aquellos ilustradores e ilustradoras que hicieron posible que nuestras infancias se llenaran de dulces amigas de papel que hemos conservado hasta nuestros días.

Quería comenzar el año con algo muy especial, que de alguna manera uniese mis dos grandes aficiones: las paper dolls y la época Victoriana, y recordé uno de mis álbumes preferidos llenos del ambiente victoriano más delicado y, al mismo tiempo, una obra de una calidad artística de calidad: las Paper Dolls, que fueron editadas alrededor del 1890 por el suplemento dominical del Boston Herald.

Bajo el nombre de Antique Fashion Paper Dolls of the 1890s, la editorial Dover, publicó con gran éxito una recopilación de las paper dolls, editadas por el jornal bostoniano, en la última década del siglo XIX.

Las láminas de damas recortables que publicó este periódico, no sólo están consideradas como una de las series más populares y exitosas de todas las publicadas en un periódico, sino como una de las más bellas por su preciosismo artístico.

Las muñecas presentadas al público fueron dos, una rubia y otra morena, acompañadas de 30 exquisitos trajes que reproducían de manera fidedigna la ropa utilizada por las mujeres de la alta sociedad victoriana, incluyendo diseños de la alta costura parisina al alcance sólo de las damas más pudientes.

La ropa representaba el vestuario más completo de una dama, para todas las ocasiones, desde ropa para practicar deporte, pasear, tomar el te, o acudir a una elegante fiesta. Así, un equipo de equitación, ropa para practicar el tenis, vestuario adecuado para montar en bici, trajes para la perfecta anfitriona de una recepción en casa, ropa para pasear por las calles y jardines victorianos, alta costura para acudir a la ópera y hasta un traje de novia. Todo ello con sus respectivos complementos.

Estas paper dolls y sus outfit son un fiel reflejo del ideal de mujer de la época, con su cintura de avispa, sus caderas ancheadas con vaporosas y largas faldas ceñidas a la cintura y blusas con enormes mangas de farol y cuellos altos. Todas ellas diseñadas con tejidos brocados, terciopelos, sedas y bordados, que el artista es capaz de reflejar con todo lujo de detalle a través de sus dibujos.

Además de llevarnos a un viaje por la moda decimonónica, este álbum recopilatorio es una ventana al pasado mostrándonos los pasatiempos y la cultura en la que vivían estas mujeres, recreando la grandeza de una época inolvidable.

Realmente merece la pena perderse entre las páginas de este cuaderno, que con el sello de calidad de Dover, rescata con fidedigno mimo las reproducciones originales del periódico a estas muñecas que ya forman parte del Boston Children’s Museum.

Compartirlas me parece una inmejorable manera de comenzar el año.

(Nota: Todas las imágenes son propiedad de Dover Publications y su utilización en este blog sirven como ilustración a la entrada)

Belén recortable

El Belén,  como la representación del nacimiento de Jesús con figuras, edificaciones y dioramas tal y como lo conocemos no se hizo popular hasta alrededor del siglo XIV, a través de los monjes franciscanos, que utilizaron esta expresión artística como medio de evangelización tanto en España como en los territorios de habla hispana.

Anteriormente se representaba este momento litúrgico como una escenificación dramatizada donde actores representaban los diferentes papeles mientras se leían los pasajes de la Biblia referentes a la anunciación, el nacimiento del Niño, la adoración de los pastores y la llegada de los Reyes Magos.

Con el paso de los siglos la costumbre de montar belenes en las iglesias y en los hogares fue convirtiéndose en una tradición en la que colaboraban todos los miembros de las familias, montando escenarios con elementos naturales y con figurillas de barro y madera cada vez más elaboradas, siendo algunas consideradas auténticas obras de arte.

En el siglo XIX, el belén tuvo una época de esplendor popular, creándose varias asociaciones belenistas. La más antigua datada es la austriaca de Wenns, que desapareció un año después de su creación. La creación oficial de la asociación de Barcelona tiene fecha de 1863, aunque se cree que su fundación fue anterior. De todos modos, desaparecida la de Wenns, la barcelonesa tiene el honor de ser la asociación más antigua con actividad en la actualidad.

Hoy en día, el Belén sigue siendo un elemento decorativo fundamental en muchas casas españolas y de América Latina, experimentando un auge que va en aumento año tras año en los Estados Unidos, gracias a la cada vez más numerosa comunidad hispanohablante. En nuestra sociedad de consumo montar un belén es una actividad cada vez más asequible, con figuras y edificaciones de plástico, aunque también es cierto que es necesaria mucha imaginación e indulgencia para ver en algunas de las figuras de plástico de algunas colecciones, que se venden en grandes superficies y bazares, una Virgen María, un Niño Jesús  o incluso unos pastores medianamente presentables…

Recuerdo un precioso belén que montaba con mi abuela. Unas semanas antes de Navidad despejábamos casi todo el recibidor para dejar espacio para nuestra pequeña obra de arte. El cielo era de papel brillante azul noche, como le llamábamos nosotras, en el que pegábamos estrellas hechas con el papel de plata que envolvía el chocolate. Ese mismo papel nos valía para hacer un río en el que nadaban unos pequeños patos. En el Belén no faltaba de nada: pastores, granjeros, soldados romanos, familias, casas, palmeras, musgo, serrín, ángeles, los Reyes con sus camellos precedidos por sus pajes con los presentes para el Niño – que íbamos acercando un poco más al pesebre a medida que se acercaba el día 5 de Enero. Incluso ¡teníamos un pequeño palacio en el que vivía Herodes! Lo recuerdo como algo realmente precioso y todavía conservo la figura del Niño Jesús en su pesebre.

Trato de mantener la tradición con mi hijo y bajo el árbol juntamos una colección totalmente heterodoxa de belenes: las figuras de porcelana que el coloca como más le gusta, varios belenes recortables que ha hecho en el colegio y un bonito pesebre de madera con un tejado de ramas y las figuras de barro, vestidas y pintadas a la manera clásica – mi favorito – que lleva años presidiendo nuestro recibidor en estas fechas.

Como homenaje a todas aquellas que preserváis la tradición del belén, me gustaría compartir este Belén recortable con pastores de varias nacionalidades que me parecen realmente bonitos. Los he encontrado en algunas páginas dedicadas a la decoración navideña por lo que ignoro su procedencia. Si conocéis al ilustrador o al propietario de las imágenes estaré encantada de actualizar la entrada indicando su procedencia.

¡Mi Casita de Papel desea que paséis unas Felices Navidades!

BO NADAL!

Scrapbooking

Con la llegada de la Navidad el universo de recortables de Mi Casita de Papel se abre por primera vez a una manera diferente de utilizar los recortables, el scrapbooking o la personalización de álbumes, diarios, libros, poemas o todo lo que queramos dotar de una carácter propio. Para ello utilizamos láminas de images, pegatinas o papeles con diferentes colores y texturas. Y lo haremos compartiendo las preciosas y vintage láminas de imágenes del baúl de samples de Dover Publications.

 

Tengo que confesar que siempre me ha gustado guardar cosas que me han parecido bonitas y, así,  papeles de colores, imágenes curiosas, mensajes sugerentes con tipologías de letras originales y telas y lazos con estampados llamativos han estado esperando su oportunidad de ser usados dentro de cajas, latas o entre las páginas de los libros.

Por esa razón cuando descubrí el decoupage y el scrapbooking, todo esos pequeños tesoros reunidos y conservados a lo largo de los años parecieron encontrar su lugar y… su destino, convirtiéndose en un medio para personalizar, regalar y convertir una fotografía en un recuerdo único.

La costumbre de guardar imágenes, poemas y cartas son anteriores a la Época Victoriana, pero fue durante el siglo XIX cuando el scrapbooking se hizo inmensamente popular, gracias a la influencia de políticos y escritores como Mark Twain que se declararon entusiastas de esta técnica de personalización de álbumes, diarios y libros de recuerdos.

El gusto de los victorianos por las tarjetas de felicitación con hermosas imágenes y las láminas donde aparecían motivos relacionados con las diferentes festividades, unido a la llegada de la fotografía, convirtieron al scrapbook en una técnica muy valorada para preservar los recuerdos e imágenes de los seres queridos.

Para que podáis hacer vuestros propios scraps navideños decorando las tarjetas navideñas, elaborando originales paquetes y regalando cariño tanto en el contenido como en el envoltorio os propongo utilizar estas bonitas imágenes de estilo victoriano. Estoy segura de que les encontraréis utilidad.

Feliz Scrap Navideño!

Covadonga Jaquete

Permitidme que haga un alto en las publicaciones sobre recortables para dedicarle este post a mi amiga Covadonga Jaquete y felicitarla por su nueva colección Country, una preciosa selección de fulares y bolsos de seda y lana, inspiradas en el campo y los deportes.  La colección será presentada el viernes 9 y el sábado 10 de diciembre en el Salón de Té Vailima, en la calle General Pardinas 54, en Madrid.

Ella estará allí de 10:30 a 14:00 horas para presentar su nuevo trabajo, una obra creativa, llena de color, con cierto aire vintage y donde, por encima de todo, predomina el buen gusto. Y como muestra os reproduzco una parte del díptico de presentación de su colección, que incluye tanto complementos para mujeres como una selección de pañuelos diseñados especialmente para hombres.

Covadonga lleva más de 20 años dedicándose a la creación y el diseño de ropa infantil, ropa de mesa y el diseño textil. Ha diseñado para El Lienzo de los Gazules, para Icíar de la Concha, segunda marca de Gastón y Daniela y finalmente desde hace algunos años, se ha embarcado en su propio proyecto, lanzando su propia firma de complementos Covadonga Jaquete.

Desde su propia firma diseña, produce y comercializa estampados y colecciones textiles para moda y decoración. También pinta acuarelas, que enmarca con un novedoso sistema creado por ella y plasma en tela y metacrilato, para diseñar los complementos que comercializa.

Como veis es una todo terreno en el mundo del diseño textil, aunque yo la definiría merecidamente como una artista. Merece la pena pasarse por su web y por su blog para conocer su trabajo – prestigiosas revistas como Casa y Campo ya se han hecho eco de su obra.

Y además, también es una apasionada de nuestras Hadas de Papel!

Todas las imágenes son propiedad de Covadonga Jaquete. El óleo donde aparece Covadonga trabajando es obra de María Jesús Lucio Pellón.

Thanksgiving Day: Kathy Allert, North American Indian Girl and Boy

El pasado año en Mi Casita de Papel celebramos el día de Acción de Gracias compartiendo las magníficas ilustraciones de Tom Tierney y su familia de peregrinos –American Family of the Pilgrim Period Paper Dolls – donde un padre, una madre y los dos hijos lucían las ropas que los primeros colonos de los Estados Unidos usaban en su vida cotidiana.

Este año hemos querido rendir homenaje a los indios nativos norteamericanos vistos a través de los ojos de la ilustradora Kathy Allert y su libro North American Indian Girl and Boy Paper Dolls, publicado por Dover Publications en 1992, en su primera edición.

Kathy Allert es una artista norteamericana ilustradora de paper dolls, cuyas obras más destacadas son las pertenecientes a la colección Niños y Niñas del Mundo (Boys And Girls Around the World). En estas obras la artista hace un estudio detallado de los trajes y vestimentas típicos de las diferentes culturas y países del mundo a través de los trajes usados por los niños. Allert nos ha llevado de viaje compartiendo el folclore “textil” por las culturas, escandinava, rusa, mexicana, irlandesa, francesa y estadounidense entre otras. Pero además de los trajes llenos de colorido, las láminas de Kathy Allert están llenas de complementos como sombreros, collares, tiaras, máscaras y otros accesorios masculinos y femeninos que representan a las diferentes culturas.

Me encantan Irene, Harry y sus outfits, el detallismo en los estampados, el colorido y los complementos como los penachos, los sombreros y la muñeca. Cada lámina indica la región a la que pertenecen los trajes y nos proporciona una pequeña descripción de cada uno de ellos.

Desde Mi Casita de Papel os deseo un Feliz Día De Acción de Gracias, a todas aquellas que lo celebréis; y, a las demás, os deseo que disfrutéis y descubráis a una artista que trata de hacer de las paper dolls algo más que un pasatiempo, un medio de difusión del folclore y la cultura del mundo.

www.doverpublications.com

Colección de Ángeles Ramírez

A veces la vida tiene casualidades muy curiosas. Sé que esta frase no le gustaría a mi amiga Alice, que no cree en las casualidades si no en que todo lo que nos sucede tiene una razón, aunque no la entendamos. Pero a mí me sigue gustando creer en las sorpresas. De hecho, si hay algo que no quiero perder nunca es mi capacidad para seguir sorprendiéndome cada día, para bien o…para mal.

¿Por qué esta introducción? Me había sucedido con Araceli y las preciosas ilustraciones de su tía Araceli Heloise y me ha vuelto a pasar con mi amiga Ángeles Ramírez.

Conocía a Ángeles de algún tiempo atrás. Un día, a raíz de hablar de mi blog, me enseñó uno de sus pequeños tesoros: perfectamente guardada, pulcramente ordenada una preciosa colección de Hadas de papel descansaba en uno de los álbumes de recortables más bonitos que he visto en mi vida.

¡Mi amiga tenía una maravillosa colección de muñecas recortables guardada desde la niñez! Ese maravilloso álbum que tengo en custodia temporal – guardado como oro en paño– tenía que ser compartido con todas vosotras. Me gustaría que pudieséis hojearlo y ojearlo, porque más allá del contenido y de poder perderse en las maravillosas ilustraciones de Enriqueta Bombón, María Pascual, Manuel Brea para Editorial Bruguera y las inolvidables muñecas de las diferentes colecciones de Editorial Roma, todo el álbum destila la sensibilidad y el cariño de Ángeles a la hora de recopilarlas y guardarlas.

No es la única colección digna de compartir que tiene mi amiga. En una de los últimos programas de La Noche Con Esther, en la colaboración que hace todos los miércoles desde su apartado La Mujer Florero, Ángeles nos sorprendió apareciendo con una gran caja. Cuando abrió su contenido no pudimos decir nada más que un gran ¡Qué bonito!. De la caja Ángeles sacó una Nancy  clásica y un montón de preciosos vestidos y complementos de los que incluso recordábamos su nombre, y otra ropa que ella misma, en su infancia, le había confeccionado. No pudimos evitar ponernos las tres a jugar como niñas mientras Esther le iba narrando a sus oyentes lo que sucedía en el estudio (en el blog roll, en el facebook de La Noche con Esther, tenéis las fotografías de esa vuelta a la niñez de tres niñas grandes, en la que se convirtió por unos minutos el estudio de Radio Voz)

En esta entrada os muestro algunas de las muñecas de Ángeles con sus vestiditos. Las he escaneado tal cual, aunque a veces se noten las pequeñas rayas de fondo del álbum en el que las tiene. No he querido -ni se me ocurriría- sacarlas de sus hojas para no estropearlas. Es papel es delicado y el pegamento de la hoja del álbum podría dañarlas. Tampoco he querido retocarlas con photoshop. Los recuerdos de la infancia no se deben manipular.

Estas muñecas son sólo una pequeña muestra de lo que contiene el ábum de Ángeles. Estoy segura de que sabréis apreciarlas.


En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podría vivir. El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta.
Pablo Neruda

Tiempo de Calabazas

¡Qué tengáis un Feliz Halloween!


Ya ha pasado un año desde que desde Mi Casita de Papel celebró su última fiesta de Halloween con las muñecas recortables de Joan Walsh Anglund, unas ilustraciones llenas del color y dulzura característicos de su autora.

Este año quería que esta celebración estuviera a la altura del año anterior y creo que he encontrado a la ilustradora ideal para llenar nuestro blog de la magia de estas fechas tan misteriosas como divertidas, Mary Engelbreit, una exitosa empresaria y creadora americana cuyas facetas abarcan desde la ilustración a la decoración, pasando por libros de cocina, revistas de manualidades, programas de televisión y productos de todo tipo con sus licencias, desde textiles a vajillas.

Pero en toda su obra están presentes sus preciosas ilustraciones donde las paper dolls destacan por su vestuario y sus complementos llenos de color, sus mascotas y todo un universo que hace de cada lámina un pequeño universo propio de cada una de las muñecas, siempre con el sello inconfundible de la ilustradora.

Es Tiempo de Calabazas para Ann Estelle y sus amigos!

Audrey Ann

Ann Estelle

Y para terminar una receta del libro de nuestra protagonista de hoy Mary Engelbreit’s Fan Fare Cookbook: 120 Family Favorite Recipes de Pan de Calabaza:

1  2/3  tazas de harina

1 cucharadita de levadura

1 cucharadita de canela en polvo

1 cucharadita de sal

1 cucharadita de levadura en polvo

1 cucharadita de clavo molido

1 cucharadita de nuez moscada

1 cucharadita de bicarbonato

1 taza de mantequilla o margarina ablandada

1 taza de azúcar

1 taza de agua

12 huevos

1 taza de calabaza blanda (puedes hacerla en el microondas)

Precalienta el horno a 200º. Engrasa un molde alargado.

En un bol grande mezcla la harina, la levadura, la canela, la sal, la nuez moscada, el clavo y el bicarbonato y reserva.

En un bol pequeño mezcla la mantequilla con el azúcar; añade los huevos enteros y la calabaza y mezcla todo bien aplastándolo y consiguiendo un puré espeso. Con cuidado añade este puré a la mezcla del bol grande y mezcla bien.

Vierte todo en el molde de horno y cocina durante 30 ó 35 minutos aproximadamente (depende del horno) hasta que después de pinchar un cuchillo este salga “seco”.

Visita las entradas anteriores sobre la autora y sobre Halloween en Mi Casita de Papel  y en La Casa Victoriana , y ten un Happy Halloween o un Bo Samaín! , como decimos en mi tierra.

The Mary Ware Doll Book

En 1895, Annie Fellows Johnston escribió el primer volumen de una de las series de relatos con más éxito de la literatura infantil y juvenil norteamericana, The Little Colonel. La pequeña protagonista de la serie vivía sus aventuras en Kentucky, en el seno de una familia aristocrática, desde donde observaba el mundo infantil y adulto con agudeza, participando activamente en cada una de las situaciones que la vida ponía a todos aquellos que la rodeaban.

La escritora basó el personaje principal de esta serie de trece volúmenes, The Little Colonel, una niña un poco traviesa y mari-sabillidilla, pero muy dulce y de buen corazón en su amiga de la niñez Hattie Cochrane. Y el resto de los personajes, El viejo Coronel, Mama Beck, Papa Jack, la señora Sherman, la tía Allison y los Waltons en familiares y amigos, personas en definitiva que formaron parte de su propia vida, algo que los hacía muy “reales”.

Desde el primer volumen la popularidad y el éxito de ventas fue inmediato; el Valle de Pewee, donde se desarrolla la acción y la vieja Louisville pasaron a formar parte de los hogares americanos como lugares fácilmente reconocibles, llenando de sabor sureño las lecturas infantiles.

Y el estreno en 1935 de la película The Little Colonel (La pequeña coronela),  protagonizada por Shirley Temple y el siempre genial Lionel Barrymore aumentó ese éxito considerablemente.

Los volúmenes de The Little Colonel estuvieron acompañados de otros libros a los que podríamos llamar periféricos, donde no faltaron dos dedicados a las Paper Dolls. Uno de ellos, The Little Colonel Doll Book, estaba basado en la protagonista. Este libro, editado en tapa dura contenía 48 páginas con paper dolls de los protagonistas y con un  vestuario diseñado e ilustrado por Mary G Johnston. Intentaré subir alguna imagen en próximos post porque merece la pena conocerlos.

El segundo libro es The Mary Ware Doll Book, una auténtica preciosidad editado en tapa dura en 1914, con 48 páginas dedicadas a los personajes adultos de la serie y su vestuario, y diseñado e ilustrado por W.M. Crocker. En estas 48 páginas podemos ver 10 paper dolls, con su nombre en las novelas y 38 piezas de vestuario y complementos. Las ilustraciones son realmente bonitas y nos trasladan a un catálogo de moda y estilo de principios de siglo.

Desgraciadamente no poseo este libro, que es una pieza de coleccionista cuya primera impresión oscila entre los 900 dólares como precio inicial. Pero podemos disfrutarlo y compartirlo gracias a las láminas que el Museo de Indiana nos ofrece a través de su web. En este post reproduciré algunas de ellas y al final del mismo pondré un link al museo para que podáis verlas todas.

Mary Ware y su outfit

Joyce y su outfit

Kitty y su outfit

Jack y su outfit

Rob y su outfit

http://www.indianamuseum.org/museumcollections/info.php?page=0&v=1&s=Massachusetts%2C+Boston&type=browse&t=objects&f=place_made&d=

Dulces Hadas Disney de Cory Jensen

Ha sido un verano extraño…La climatología no ha acompañado demasiado, alternando días que nos trasladaban a un otoño prematuro, de niebla, lluvia y frío, con otros de un sol radiante y de calor playero que nos devolvían a la realidad de que las vacaciones pasan demasiado deprisa y que las rutinas diarias están esperándonos a la vuelta de la esquina.

Espero que hayáis vuelto con las pilas recargadas y las actitudes y ánimos renovados, con optimismo e ilusión, que parece que van a ser necesarios ante el escenario económico y social en el que parecen haberse instalado unos tiempos difíciles.

Aunque Mi Casita de Papel no ha cerrado sus puertas durante este periodo vacacional, sí que las hemos dejado entreabiertas, publicando menos post de los habituales. Pero no nos hemos quedado dormidos y regresamos con nuevas energías, originales proyectos y sorpresas de papel que iremos descubriendo a lo largo de estos meses.

Sin olvidar esa pequeña tarea que nos hemos propuesto desde la apertura del blog: descubrir a aquellos nuevos artistas que entre sus obras no han olvidado hacer un huequecito para nuestras Hadas de papel. Y, enlazando con el tema de Los Cuentos de Hadas que he comenzado en mi blog La Casa Victoriana , me gustaría presentaros unas bonitas y simpáticas Hadas de Papel inspiradas por algunos de los cuentos más populares.

Su autor es un joven artista de Ohio llamado Cory Jensen, al que agradezco su permiso para reproducir su trabajo. A Cory siempre le ha fascinado el mundo de la ilustración y una de sus inspiraciones a la hora de crear paper dolls son los personajes de los cuentos de hadas de Walt Disney, sus princesas y príncipes, sus villanos y malvadas. Todos tienen cabida en el universo de ese artista, que dota a estos personajes de una frescura que hacen que vaya más allá de la inspiración del original para convertirse casi en un personaje propio.

De toda la obra de Cory he elegido algunas de las relacionadas con las princesas más carismáticas de Disney, aunque no he podido resistirme a incluir un magnífico recortable cuya protagonista es la pérfida Mother Gothel de Tangled (Enredados, en la versión española), que en el recortable Cory ha conseguido con éxito que olvidemos que es una de las mejores malvadas creadas por Disney y la veamos como una simpática Hada de Papel.

Reconozco que la versión de Rapunzel de Disney me ha encantado: sus personajes, a pesar de tener la dosis de ingenuidad y dulzura características de todas las películas de princesas de Disney, han dejado un poco de lado cierta cursilería para cambiarla por sentido del humor (sobre todo en lo que se refiere al personaje de Flynn) y la banda sonora es de las mejores que han hecho ultimamente. Definitivamente nos han conquistado a mi hijo Álex y a mí con esta versión del clásico cuento de Rapunzel.

Estoy segura de que la imaginación y la simpatía de las paper dolls de Cory os gustarán. Al final del post tenéis un enlace a su trabajo en deviantART, donde además de las paper dolls basadas en personajes Disney podéis encontrar muchas otras; y como nunca me canso de recordar, disfrutad sus recortables y respetad su trabajo.

De nuevo, mi agradecimiento a Cory Jensen por su amabilidad para acudir a esta invitación de las Hadas en Mi Casita de Papel.

http://cor104.deviantart.com/gallery/?offset=0

Dulces Hadas de Mamelok

Pocas Hadas hay tan hermosas como las de la editorial Mamelok.

Esta editorial ubicada en Cambridge publica desde hace muchísimos años una gran cantidad de material moderno y vintage, con mucho aire victoriano y eduardiano: misteriosas máscaras, pegatinas e ilustraciones para scrapbooking, cards y no podían faltar preciosas paper dolls de gran formato con un vestuario troquelado con texturas, a todo color e increíblemente cuidado.

Creo que se nota que me encantan…En mi pequeña colección las Hadas de Mamelok ocupan un lugar destacado por su belleza, son pequeñas obras de arte, aunque llamarle pequeñas es un decir ya que cada una de ellas mide alrededor de ¡36 centímetros!.

En uno de los últimos programas de La Noche con Esther, de Radio Voz, acudí al estudio con algunas de ellas y  los libros de casas victorianas en 3 dimensiones ¡jugamos como niñas con ellos! En cuanto estén las fotos en el Facebook del programa pondré el link para que, si os apetece, lo visitéis.

Mientras comparto con vosotros a mi Alice y algunos de sus bonitos vestidos (como os daréis cuenta no fue nada fácil escanearla y mantener el tamaño original)